jueves, 23 de agosto de 2012

La Posesión Mutua de los Diez Reinos


El Estado de Ichinen Sanzen (3)



La noción básica del "Ichinen Sanzen", que Nichiren predicó y practicó, es descrita en el "Maka Shikan" (Mo-ho Chihkuan o Gran Concentración e Introspección) escrito por Chi-i, el Gran Maestro T'ien-t'ai.

"Ichinen Sanzen" denota a "Los pensamientos que surgen en nuestra mente, momento a momento en nuestra vida diaria; contenidos en 3,000 mundos. Este símbolo numeral de 3,000, deriva de multiplicar las categorías conceptuales de "la posesión mutua de los diez reinos", "los diez aspectos de la existencia" y "las tres categorías de ámbitos." aquellos conceptos describen al estado de las existencias.

En sí, "3.000" representa al conjunto existente de mundos en el universo. En tanto, no necesariamente indica un número específico, antes bien; procura mostrar la inmensidad, la universalidad e infinito.

La práctica que T'ien-t'ai aduce, es la práctica para comprender la propia mente. Tian-t'ai sostiene que aquel que alcance a observar claramente los 3 mil mundos manifiestos en la propia mente, alcanzaría el estado de iluminación. Esta es la iluminación en que la persona se hace una con todos los mundos existentes.

¿Qué clase de estado será este "Ichinen Sanzen"? En aquel Estado, la mente de uno se halla unida a las mentes de todos los seres e integrada a la totalidad del mundo. En otras palabras, toda la existencia converge en uno mismo. Cuando uno alcanza tal estado, se libera del ego que le hace encerrarse en su propia cáscara, velar de los propios intereses y consecuente aflicción. Su mente se libera de toda esclavitud, y obtiene el estado de "no-yo", o ausencia de ego. Dado que uno se une con toda la existencia, o toda existencia está encarnada a uno mismo, la felicidad de los demás se convierte en su felicidad y el dolor de otros se hace su dolor. Aquí, la compasión surge en la mente e induce a la persona a comenzar a guiar a otros avante.

El Sutra del Nirvana declara, "Todo sufrimiento de la totalidad de seres vivos son los sufrimientos del Buda mismo". Las personas comunes, no desplegamos la capacidad amplia y mental para compartir la felicidad y el dolor de cientos de miles de personas. Nosotros solo podríamos compartir estos sentimientos con la familia y con algunos amigos. El estado de mente, como es expuesto en este Sutra, puede ser alcanzado en niveles superiores por Budas y Bodhisattvas. Sin embargo, es también verdadero; que somos capaces de esforzarnos en procurar tal estado de mente amplia y compasiva.



La Posesión Mutua de los Diez Reinos



"La Posesión Mutua de los Diez Reinos" significa que cada uno de los diez reinos de vida de la existencia contiene las características de los otros nueve reinos. Los Diez Reinos son: el reino del infierno, de los espíritus hambrientos, de los animales, de los demonios asura, de los seres humanos, de los seres celestiales, de los Sravaka (los que escuchan las enseñanzas del Buda y logran la iluminación), de los pratyekabuda (un Buda auto-iluminado), de los bodhisattvas y de los Budas.

Desde el infierno al reino de los seres celestiales, son llamados las "Seis Regiones." Los seres vivos en estos reinos transmigran, desde uno a otro según el karma, o actos en vidas previas. Los reinos desde los sravaka al de los Budas son llamados los reinos de los "Cuatro Santos", que trascienden la transmigración.

El infierno es la peor prisión, donde se imponen las penas más severas a causa de las faltas cometidas en vidas previas. En el Reino de los espíritus hambrientos, los espíritus sufren de sed y hambre incesante. En el Reino de las bestias, cual animales ignorantes son oprimidos por los deseos. El Reino de los demonios asura es el mundo en donde prevalecen los conflictos. El Reino de los seres humanos se sitúa en el centro de los diez reinos, hay felicidad y tristeza mezclada en mitad y mitad. El Reino de los seres celestiales es el mundo del “placer y felicidad." Aquellos que alcanzan este reino a menudo pueden transcurrir en los reinos inferiores. Sin embargo, cuando uno se encuentra con el Dharma del Buda y sigue las enseñanzas del Buda, logra la emancipación gradual del mundo del sufrimiento.

Los reinos del sravaka y pratyekabuddha son los reinos del "Budismo Hinayana" los cuales sólo practican para el propio beneficio, más no por beneficiar a otros. El reino de los Bodhisattvas es el reino de los practicantes del "Budismo Mahayana" los cuales realizan la práctica para la salvación de los demás. El reino del Buda es el mundo de la iluminación, la cual es alcanzada tras haber realizado las prácticas del Bodhisattva.

Estos diez reinos no existen independientemente. Cada uno de ellos contiene las características de los otros nueve reinos. En la mente de los seres humanos, existen inmanentes las características de estos diez reinos, desde el infierno al reino de los Budas.

Nichiren Shonin expone en su "Kanjin Honzon-sho" (un tratado que revela la contemplación espiritual y lo más venerable): "Al enfadarse se está en el infierno; siendo ávido se está en los espíritus hambrientos; la ignorancia es el de las bestias; siendo perverso se halla en los demonios asura; siendo pacífico se es en los seres humanos; extasiado se encuentra en los seres celestiales" y "sentir la transitoriedad de la vida es hallarse en el sravaka y pratyekabuddha, la compasión es afincarse en el bodhisattva." Así él argumenta como es que el reino de los seres humanos, contiene a los otros nueve reinos.

Por ejemplo, el enojo causa la guerra y sus efectos un infierno. El infierno no es invisible. Aquel existe en nosotros mismos y aquel emerge ante nosotros.

Nichiren Shonin declara: "El reino de los Budas apenas se manifiesta a sí mismo.” El deber como Budistas Nichiren es esforzarnos en que el reino de los Budas emerja de nuestra vida en el reino de los seres humanos. 

Por el Rev. Kanji Tamura
Conferencista, Universidad Rissho
Adaptado del Inglés a la lengua Castellana.
Gasshō, Yō Kō
Namu Myōhō Renge Kyō

Fuente: Sede central de Nichiren Shu & Kaigai Fukyo Koenkai.
(Continuará) 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada