sábado, 4 de agosto de 2012

Cien Reinos de la Mente

Hemos aprendido sobre las diez etapas de la mente en (Analice sus pensamientos). Las diez etapas son los Estados de enojo, codicia, ignorancia, pelea, persona común, alegría, erudito, experiencia, amor y compasión. En el budismo, son las mentes de infierno, espíritus hambrientos, bestia, asura, ser humano, cielo, sravaka, pratyekabuddha, Bodhisattva y Buda.



Permítanse analizar nuestras sociedades en los Diez Reinos:


La Sociedad del Infierno:
Este es la colectividad de criminales. Siempre están en el enojo y disfrutan de ver a otros en el dolor. Los terroristas pertenecen a esta sociedad. Sin embargo debemos saber que aunque los terribles criminales y terroristas matan a muchas personas inocentes, tienen la inherente capacidad de amar a su familia y conocidos.

La Sociedad de los Espíritus Hambrientos:
Las personas en esta sociedad se hallan siempre pensando acerca de cómo recibir algo de los demás e incapaces de satisfacer todas sus ansias, sufren y causan sufrimientos a otros en su deseo de fama, dinero, poder, control, etc.; sin el esfuerzo personal. También los sin hogar son parte de esta sociedad ellos sobreviven al recibir caridad. En contraste templos e iglesias sobreviven a través de las donaciones de sus miembros y simpatizantes. La diferencia es que los templos proporcionan un lugar de estudio y aprendizaje sobre las enseñanzas del Buda, con las cuales los donantes puedan beneficiarse y a su vez contribuir con el esfuerzo conjunto a la sociedad.

La Sociedad de la Bestia:
Son las personas que actúan sin  moral y racionalidad, como en las pandillas y la prostitución. Ellos son el grupo de personas que actúan como animales y sólo usan sus instintos básicos para sobrevivir en lugar de aplicar su mente. Sin embargo, debemos darnos cuenta que hay algunas personas que actúan como animales para poder sobrevivir a las severas condiciones de vida e ignorancia.

La Sociedad de Asura:
Les gusta luchar para resguardar sus territorios u honor. Aquellos que son profesionales del deporte pertenecen a esta sociedad. Ellos luchan por su vida. Los profesionales nos proveen de las emociones de la victoria o del gusto amargo de la derrota. En términos budistas, asura son considerados los demonios que son aficionado a la lucha por naturaleza; sin embargo, después del arrepentimiento ellos se convierten en protectores del budismo,  luchando contra las fuerzas del mal. Así, algunas estatuas budistas poseen caras amenazantes para alejar el mal.

La Sociedad de seres humanos comunes:
La mayoría de nosotros pertenecemos a esta sociedad. No son ni tan buenos o ni tan malos. Ellos no contribuyen mucho a la sociedad, viven vidas rutinarias y complacientes.

La Sociedad de la Alegría:
Esta es la sociedad de nobles y ricos que poseen más que suficiente comida, ropa y refugio. Son capaces de contratar personal que se encargará de las tareas cotidianas, para que ellos puedan disfrutar de la vida libremente, sin preocupación. Algunos de ellos contribuyen generosamente a obras de caridad, mientras que otros son avaros y apegados al materialismo.

La Sociedad de Eruditos:
Ellos son el grupo de personas que van al templo e iglesia a menudo para escuchar y estudiar la Ley de la Incertidumbre de la Vida. Ellos entienden bien, mientras están escuchando los sermones o estudiando el Dharma, pero olvidan fácil lo que han escuchado o estudiado. Tal como alguien al pisar sobre sus pies accidentalmente, fácilmente los altera, la paciencia y compasión desaparecen rápidamente.

La sociedad de la experiencia:
Prefieren estar solos y buscar la verdad y la ley de la incertidumbre de la vida por sí mismos. Ellos no dependen de otros. Aprenden la verdad y las leyes de la vida a través de su propia experiencia como la muerte del ser querido o las desventuras personales. Algunos de ellos se preparan para una siguiente ocasión triste, mientras que otros no aprenden de sus experiencias y reinciden en los mismos errores.

La sociedad de amor:
Esta es la sociedad de dar y recibir. La mayor parte de casos de amor están basados en dar y recibir; por lo tanto, si uno engaña a otro, él o ella se alterarán. Nuestra sociedad también se basa en dar y tomar, diariamente entregamos nuestro trabajo y recibimos a cambio un salario; si queremos algo, pagamos con dinero a cambio de ese elemento. Los Bodhisattvas en el budismo buscan su propia salvación e iluminación, mientras ellos ayudan a otros a hacer lo mismo; por lo tanto, los Bodhisattvas también están en la sociedad de dar y recibir.

La Sociedad de Compasión:
Esta es la sociedad del Buda y Santos que no esperan nada a cambio para su compasión. Cuales rayos de sol que iluminan la vida.

¿En cuál sociedad se halla usted ahora? La enseñanza de los Cien Reinos de la Mente, consiste en que la persona en cada sociedad, contiene otras diez etapas dentro de aquella sociedad. Usted podría estar en cualquiera de las diez etapas dentro de las diez etapas de la mente (10 x 10 = 100). Es decir tenemos el potencial para estar en la sociedad más alta o inferior en función a nuestro medio ambiente; especialmente en las circunstancias económicas y políticas en nuestras vidas. Una persona noble podría al instante ser un mendigo o una persona común podría ser Buda.

Por ejemplo, un capellán de la prisión le pidió a un condenado, "¿Cómo te sientes acerca de tu acto criminal?" El prisionero respondió: " Profundamente me arrepiento y lamento la conducta incorrecta. Pero, si estuviera en la situación que yo estuve, usted podría haber hecho lo mismo. "Por lo tanto, dependiendo de la situación, las circunstancias y el momento, todos tenemos el potencial de cometer un delito. Debemos estar agradecidos de que podamos abstener de involucrarnos en situaciones terribles.

De este modo, podemos analizar nuestra mente y ver en el cual de los cien reinos estamos. Debemos resguardar nuestra mente en los reinos más altos en beneficio de nosotros mismos y de los demás alrededor de nosotros.



Por el Rev. Shokai Kanai
Adaptado del Inglés a la lengua Castellana.
Gasshō, Yō Kō
Namu Myōhō Renge Kyō.


Otome-Gozen  Goshosoku”
El color azul para teñir proviene de las hojas y tallos del índigo. Al teñir una y otra vez, el azul se hace más profundo en color. Al practicar las enseñanzas del Sutra del Loto una y otra vez, usted obtendrá una fe fuerte, por consiguiente las funciones protectoras se incrementaránNichiren Shonin 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada