miércoles, 1 de mayo de 2013

Preocupaciones y Esfuerzos del Hijo del Buda



Rahula es el hijo del Buda que alcanzó la iluminación. A causa de esto, él tenía varias preocupaciones. La gente alrededor de él inevitablemente lo miró con ojos severos, sin embargo Rahula se dedicó sin un corazón arrogante a la práctica. Estudió y se había entrenado a sí mismo bajo la guía de Shariputra, uno de los diez grandes discípulos del Buda, quien fuera bien conocido por su inteligencia. Esta actitud de formación fue respetada por muchos sacerdotes ya que fue una  'práctica' no-verbal.

A muchos discípulos les fue dicho por el Buda Shakyamuni que lograrían alcanzar la iluminación, desde el Capítulo Tres / Una Parábola) al Capítulo Ocho (los quinientos discípulos reciben sus predicciones) en el Sutra del Loto. Sin embargo, el Buda no predijo nada acerca de su primo Ananda, o de su hijo, Rahula. Ellos no pudiendo esperar más, le preguntaron al Buda sobre sus predicciones en el Capítulo Nueve (Las predicciones para los que todavía tienen más para aprender y los que no hacen). Dijeron, "Si recibimos las predicciones del Buda cuan felices seríamos. Ananda le ha servido durante mucho tiempo y conoce de memoria la  mayoría de sus sermones, y Rahula es tu hijo. Si las predicciones nos son dadas, nuestro deseo se realizará y muchos de los seguidores quedarán impresionados. "el Buda Shakyamuni escuchó sus palabras y les dijo que ellos lograrían la iluminación en el futuro.

Es difícil de vivir la vida de un plebeyo, en el entorno severo nativo de de la India, especialmente cuando la persona nació y se crió en la familia de un rey. Aunque Rahula se hiciera un sacerdote a la edad de quince años, él era pequeño y a menudo el Buda estuvo preocupado por él. Su destino cambió de diversas maneras, él tenía un montón de problemas que otros no podían entender. Su virtud de haber mantenido estrictamente las reglas mínimas de los preceptos religiosos complicó su destino.

Es una de las características del Sutra del Loto, El perseverar en que no es difícil alcanzar la iluminación. Incluso en el juego inocente de los niños de construir una estupa se convierte en un factor para alcanzar la iluminación, como es expuesto en el capítulo segundo del Sutra del Loto. Las personas que sostienen servicios conmemorativos para las diversas cenizas del Buda, las personas que construyen estructuras espirituales y torres a partir de tierra y suciedad, los niños que recogen arena con el fin de construir estupas, todos aquellos son los que han completado el camino del Buda. El Sutra del Loto expone esto y aunque no es una práctica severa, la iluminación puede ser lograda por la fe.

Breve charla, sobre diversos temas del Budismo (5)
Por el Rev. Gyokai Sekido
(Continuará)

Gasshō, Yō kō
Namu Myōhō Renge Kyō.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada